La contraseña adulta

A medida que crecemos, asumimos progresivamente nuevas responsabilidades en distintos contextos: cuidado personal, sustento y trabajo, etc. Y para ayudarnos a ello recibimos, poniéndonos en el mejor de los casos, una formación más o menos explícita al respecto.
Así, por ejemplo, cuando somos niños no vamos libremente a los sitios, sino que dependemos de nuestros padres para ir y venir, para entrar y para salir, para decidir. Al cumplir años pasamos a tener nuestras propias llaves de casa e incluso nuestros propios vehículos. Y este proceso, normalmente, viene acompañado de una serie de enseñanzas y consejos para evitar problemas.
Pensemos ahora en la vida digital de cualquier persona de nuestra sociedad actual, desde un joven estudiante a un veterano empresario. Seguramente entre y salga de un montón de sitios electrónicos, usando distintos aparatos, y distintas llaves: las contraseñas. Pero, ¿lo hace de forma correcta?, ¿tiene una comodín o maestra, una para cada perfil, una para cada servicio?, ¿tiene las mismas precauciones con ellas que con las llaves reales de su casa o coche?, ¿esa persona, o alguien cercano, se ha molestado en aprender, o en enseñarle, a usarlas?, ¿contempló su educación hacia una vida plena y autónoma estos aspectos? Casi adivino las respuestas.
Pues esas llaves que dan acceso a nuestra vida y nuestra privacidad (datos, imágenes, trabajo, dinero,…), hasta hace poco eran pocas y simples, como el PIN de la tarjeta de crédito o de la SIM del móvil, pero hoy por hoy son muchas y variadas, desde las contraseñas de nuestras redes sociales hasta nuestros identificadores de empresa. Y esto complica el asunto.

De hecho, un síntoma evidente de falta de madurez digital es precisamente lo malas que suelen ser las contraseñas que usa la mayoría de la población, y el mal uso que se hace de ellas. A saber: elegir contraseñas habituales o de risa (estas fueron las de 2016),  anotarlas juntas y en lugar poco seguro, compartirlas con otras personas,… ¡incluso publicarlas en la web!
Por lo tanto, un aspecto de madurez digital a mejorar es la creación y utilización de las contraseñas con lógica. Y ni la sociedad ni los centros educativos pueden vivir ajenos a esta realidad. Afortunadamente ya se está dando algún paso al introducir nociones de ciberseguridad en las aulas, en actividades complementarias, e incluso en asignaturas específicas (en Galicia este año estrenamos una); pero queda mucho por hacer.
Los que saben del asunto hacen una serie de recomendaciones sobre contraseñas, y creo que tanto familias como docentes deberíamos servir de amplificadores y didactas de ellas (tras aplicarnos el cuento antes a nosotros mismos, claro está). Mi resumen de ellas sería:
  • No las compartas con nadie, deben ser secretas; excepción sensata es el caso de los niños, que usarían contraseñas conocidas por sus padres, o directamente cuentas de sus responsables (o navegación compartida y otros sistemas).
  • Procura que sean lo más robustas que puedas. La fortaleza de las contraseñas no es algo infalible, pero siempre ayuda y así no se lo ponemos tan fácil al que quiera fastidiarnos (pásate por aquí si eso).
  • Cambialas, de servicio en servicio, y de vez en cuando. Es decir, no tengas las mismas en todas las aplicaciones, ni durante todo el tiempo.
  • Usa con cuidado las preguntas de seguridad y los reenvíos de contraseña, a veces más que beneficiar pueden abrir nuevas posibilidades de acceso a intrusos o crear nuevos problemas.
  • Si las anotas en algún sitio, usa la cabeza: fuera del dispositivo y bien a salvo, o dentro de él pero con encriptación.
  • Cierra las sesiones cada vez que te vas de un equipo, salvo que tengas muy claro que nadie más lo va a usar.
  • Si te cuesta organizar este asunto, aprovéchate de alguna de las apps de gestión de contraseñas que existen en el mercado.
Por cierto, los colegios e institutos no suelen ser modelos a seguir en estos aspectos (en general ningún contexto en que se usan zonas comunes y equipos compartidos): un paseo por la sala de profes bastaría para demostrarlo. Así que tomemos nota: hay que cuidar el uso de identificadores y contraseñas, y procurar que los demás también lo hagan. Conste que el hecho de hablar de ello, ya es un comienzo.
PD: Si te interesa este post, pertenece a una serie sobre contraseñas: 1, 2, 3.
Imágenes:
1. Succo, Teclado seguro. En Pixabay, CCO.
2. Contraseñas más usadas. En web de Antonio González.
3. Características contraseñas. En artículo de la web de OSI.

Un comentario en “La contraseña adulta

Deja un comentario